Con motivo de los severos recortes que sufren los videojuegos violentos en países como Australia, el gobierno del país de las antípodas ha presentado un informe por el que asegura que no hay elementos “concluyentes” que permitan establecer lazos entre la violencia y los videojuegos. Todo ello en el marco de la posible introducción de una calificación R18+, para mayores de 18 años, que permita la distribución de esta clase de títulos.

“Las pruebas del efecto de los videojuegos sobre la agresión que se muestra en los que los juegan no es concluyente”, asegura el informe, presentado por el Ministro Federal de Asuntos del Hogar, Brendan O’Connor. “De vez en cuando la gente declara que hay un fuerte enlace entre los crímenes violentos y el comportamiento agresivo de la gente. Australia necesita un sistema de clasificación consistente que proteja a las mentes jóvenes de cualquier posible efecto adverso”.

“El ministerio australiano está considerando los pros y los contras de la introducción de la calificación R18+, restringiendo su uso a las personas que tengan 18 o más años”, asegura el informe.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.