Hace unos meses Stuart Black abandonaba la nave de Codemasters poniendo en peligro el desarrollo de Bodycount, la secuela espiritual de Black.

Ahora, otro de los integrantes, el manager general Adrian Bolton, ha dejado Codemasters Guilford, aunque han asegurado que su marcha no afectará al videojuego.

En todo caso la primera consecuencia es que Bodycount retrasa su lanzamiento unos meses, porque aunque inicialmente estaba previsto para primavera del 2011, ahora la compañía lo sitúa a principios del próximo verano.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.