Electronic Arts se volcó en su momento, al igual que Microsoft, en una idea revolucionaria basada en introducir anuncios in-game en sus propios videojuegos para promocionar cine, productos o incluso otros videojuegos.

Sin embargo tanto los de Redmond como ahora Electronic Arts, parece que dejarán de participar de esta clase de estrategias de marketing. “No estamos sacando mucho en cuanto a beneficios de todo ello”, declaró Ben Cousins, uno de los principales ejecutivos de EA. “Si echas un vistazo a lo rápido que ha crecido el negocio de los bienes virtuales en el último año, te das cuenta de que se ha convertido en una mejor fuente de beneficios”.

“No estoy convencido de que vayamos a volver a ver publicidad dentro de los juegos y cosas de ese tipo”, aseguró el ejecutivo al magazín británico EDGE. “Quizá esos días se hayan acabado”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.