Frank Gibeau, presidente de EA Games, ha hablado con el magazín británico EDGE sobre la política de nuevas IPs que pusieron en marcha hace unos años y que trajo consigo para la distribuidora norteamericana títulos de calidad como Mirror’s Edge o Dead Space entre otros.

“Cuando lanzas una nueva IP es muy difícil que tengas éxito con la primera entrega”, explicó Gibeau. “Hicieron falta tres GTAs para tener un hit, y algunos Call of Duty, algunos Medal of Honor…”.

“Es algo que hay que tener claro. No siempre es fácil porque hay analistas, prensa e inversores a las que no les gusta, les asquea… pero tienes que tener confianza en tu equipo y pensar cuál es la idea correcta”, comentó el ejecutivo.

“Lo que hicimos con Dead Space 2 funcionó correctamente, pero tuvimos un montón de shocks en el sistema sobre cómo se estaba desarrollando la IP, y algunas personas abandonaron la compañía”, aseguró Gibeau en referencia a la figura de Glen Schofield y Michael Condrey que fundaron Sledgehammer Games. “A pesar de ello dimos con una gran marca, pusimos en marcha un plan de sucesión para hacer un juego mejor y que vendiera mejor que el original. Y estamos muy orgullosos de cómo fueron las cosas”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.