El senador Leland Yee, esta luchando por una ley californiana contra la venta de videojuegos violentos a menores de edad, y esta mañana tras la decisión del tribunal supremo que vota estas propuestas, salio a hablar:

“Por desgracia la mayoría del Tribunal Supremo, una vez más, muestra mayor interés por las corporaciones norteamericanas que por nuestros niños. Como resultado de su decisión, Wall-Mart y la industria del videojuego en general continuará haciendo miles de millones de dólares sin importarles la salud mental de nuestros niños y la seguridad de nuestra comunidad. Es un error el que a la industria del videojuego pueda permitírsele el obtener márgenes de beneficios a costa de los derechos de los padres y el bien estar de los niños”.

“A pesar de que no hemos ganado, estoy seguro de que la batalla legislativa de 8 años, ha hecho concienciarse a muchos padres y abuelos, y ha obligado a la industria del videojuego a realizar un mejor trabajo en una calificación por edades más apropiada para estos juegos”.

2 Responses

  1. Leonardo

    PRIMERO QUE SE ENCARGUEN DE LAS COSAS PRIMORDIALES DE SU PAIS COMO NO SER UNA NACIONA IMPERIALISTA QUE VIVE ENTRANDO EN OTROS PAISES COMIENDOLE LOS RECURSOS NATURALES, NO DEJAN GOBERNAR EN PAZ NI DEJAN CRECER A PAISES SUBDESARROLADOS, SON EL MAYOR EXPORTADOR DE VENTAS DE ARMAS EN NEGRO A PAISES CONTINENTES COMO AFRICA, TIENEN UNO DE LOS NARCOTRAFICOS MAS IMPORTANTES A NIVEL MUNDIAL. QUE SE DEJEN DE JODER.. Y SI SIGO NO TERMINO MAS.

    Responder
  2. Javier

    Esta perfecto, cuando estuve allá los videojuegos respetaban la edad para los juegos (teen, mature, etc) a mí casi no me venden el god of war chains porque creían que era menor a 17 acá debería ser igual, hay ciertas cosas violentas que la madurez de las personas hasta tal edad puede afectarlos psiquicamente, si uds le venden un god of war o call of duty a un flaco de 15 años deberían preocuparse… esta noticia hasta la veo normal.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.