La Universidad de Oxford ha hecho público un estudio en el que realiza una compleja encuesta sobre 17.000 personas nacidas a partir de 1970 y sobre las que descubre que los usuarios que tienen por costumbre jugar a videojuegos de forma regular tienen menos posibilidades de ir a la universidad.

El informe asegura que un varón tiene un 24% de posibilidades de contar con educación universitaria, aunque en el caso de los jugadores el porcentaje se reduce hasta el 19%, y que una fémina tiene un 20% con una reducción de 6 puntos porcentuales en caso de ser jugadora.

El estudio concluye que las actividades extracurriculares que se pierden con el tiempo que se dedica a jugar aumentan las posibilidades de ir a la universidad.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.