Microsoft ha anunciado oficialmente que no emprenderá acciones legales para aquellos que han conseguido hackear Kinect con la intención de, por ejemplo, hacer funcionar el dispositivo de Xbox 360 en PC.

“Lo primero es que Kinect no ha sido realmente hackeado. El hackeo significaría que alguien diera con nuestros algoritmos que hay ocultos en Xbox y fuera capaz de usarlos, es algo que no ha sucedido”, declaró Alex Kipman, director de Xbox. “Eso es lo que llamaríamos hacking y eso es algo que nos aseguraríamos de que no sucediera”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.