Cuando se anunció la Nintendo 3DS el propio Satoru Iwata, presidente de Nintendo, ya avisó que los costes de desarrollo de los títulos de 3DS serán equiparables a los de Wii, con el precio de los cartuchos algo más caros respecto a los actuales de Nintendo DS.

Macronix es el fabricante de las tarjetas que usará 3DS para sus juegos, desvelando que su capacidad rondará de 1GB hasta los 8GB como máximo.

Con esto podemos hacernos una idea del tipo de juegos que podría acabar albergando la nueva portátil de Nintendo, de la que se esperan se den detalles sobre su lanzamiento europeo el próximo 19 de enero en un evento especial en Ámsterdam.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.