El presidente de Nintendo América, Reggie Fils-Aime, considera que los juegos baratos de los smartphones son uno de los mayores problemas a las que se enfrenta la industria del videojuego.

Cuando fue preguntado por el medio americano GameTrailers sobre si los precios de los juegos de 3DS ofrecen un buen valor al consumidor comparados con los juegos de 1-2 dólares de la App Store, fue claro: “Actualmente pienso que uno de los grandes riesgos en nuestra industria son estos juegos de bajo costo, que son francamente desechables desde un punto de vista del consumidor”.

Al ser preguntado si al fenómeno Angry Birds lo considera también un juego “desechable”, respondió que lo considera un “raro diamante en bruto”, pero añadió que los bajos precios de los juegos móviles infunden falsas expectativas en la mente de los jugadores, al compararlos con experiencias más profundas como las de los juegos de consolas portátiles.

Con un tono más irónico añade: “De hecho pienso que algunos de esos juegos son demasiado caros, pero eso es una historia completamente diferente”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.