La vuelta del Dohvakin

 

The Elders Scrolls V: Skyrim, originalmente lanzado al mercado en PC, Xbox 360 y PS3 en 2011 logró llegar a una combinación casi perfecta entre juego casual y aventura infinita para jugadores hardcore, dando miles de misiones y opciones de crecimiento para los jugadores, ofreciendo un mapa gigantesco, con centenares de ruinas, templos, cuevas y fortalezas para explorar, así como ciudades, campos, granjas y pueblos, cada uno con sus costumbres y su historia, esperando al jugador para que lo explore todo.

El gigantesco mapa de Skyrim

Y en esta nueva edición, absolutamente todo se ve mejor. El sol ilumina y se refleja en las montañas nevadas que plagan el continente. La flora y la fauna se ven incluso más hermosas que antes, y todo esta generalmente más pulido. Y como si esto no fuera suficiente, por fin aquellos que juegan en consolas podrán disfrutar de los mods (contenido generado por la comunidad). Sin embargo, en PS4 esto está muy limitado por el momento, lo cual es una verdadera lástima, ya que le quita una de las mayores razones para volver a esta aventura.

Por otro lado, si aún no jugaste los DLCs, esta edición incluye todo el contenido adicional oficial, haciendo que sea la mejor opción para explorar Dawnguard, o Solstheim, o simplemente construir una casa, casarse y adoptar niños con Hearthstone. 

Y como es de esperarse de cualquier entrega de Bethesda esta edición está plagada de bugs y glitches, así que a no desesperar si un caballo no te permite empezar el juego.

Skyrim sigue siendo uno de los juegos mas bellos

En conclusión, Skyrim sera un juego con muchos problemas, pero aún es un hito en la historia de los vídeo juegos. Su gameplay es inigualable, sus tierras están repletas de aventuras e historias listas para ser descubiertas y el agregado de mods hace que sea una buena razón (como cualquier otra) de gritar Fus Ro Dah!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.