Los chicos de Valve, los responsables de clásicos como Half-Life o el reciente Portal 2, han hablado por boca de Erik Wolpaw de cómo consiguen convertir en oro prácticamente todos los videojuegos que tocan.

“Tartamudeo porque he intentado explicárselo a mi mujer y nunca he sido capaz”, declaró el propio Wolpaw, guionista de Portal 2. “Ella no cree que lo que le cuento pueda funcionar”.

“Es como que todo el mundo aporta lo suyo y entonces el orden emerge del caos”, aseguró Wolpaw. “Mucho de ello surge del testeo. Ya sabes, obligas a la gente a poner sus ideas a examen y ver lo que la gente haría con ello”.

“Es difícil defender una idea cuando la ves fallar repetidamente, requeriría de un gran acto de fe el seguir aferrado tan fuertemente a algo”, explicó el creativo. “Es liberador de alguna manera, porque esperas que todo tipo de ideas fallen. La gente no está acostumbrada a pensar: `Voy a aferrarme a esta idea porque es mía y he trabajado en ella…´. La mayoría de ellas no van a ninguna parte”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.