Nintendo anunció hoy que tiene planes para lanzar consolas nuevas en “mercados emergentes”. Esta será una parte integral de la estrategia que necesitará el gigante japonés para levantarse después de un mal año económico causado en gran medida por la mala performance de la Wii U.

Satoru Iwata, presidente de la empresa, dijo a la agencia Reuters que Nintendo desarrollará hardware y juegos orientados a consumidores con ingresos monetarios y experiencia en juegos menores que aquellos en países desarrollados. Iwata considera que la estrategia de su rival Microsoft, de vender la misma Xbox One en China que en Europa o Estados Unidos, está errada: “Sería difícil entrar a esos mercados si no creáramos algo nuevo… para el mercado masivo se necesita proveer algo que la mayor parte de la clase media pueda costear. Para nosotros, la propuesta de Microsoft no funcionaría”.

En otra entrevista, esta vez con Bloomberg, Iwata declaró que la intención no es modificar la Wii U para abaratar costos. “Queremos hacer cosas nuevas, con pensamientos nuevos, en vez de una versión más barata de lo que ya tenemos. El producto y el balance de precios tienen que ser hechos desde cero”.

Satoru Iwata, President of Nintendo Co., Ltd., poses after Nintendo's E3 presentation of their new Nintendo 3DS at the E3 Media & Business Summit in Los Angeles

La sonrisa enigmática de Satoru Iwata.

Todavía faltan muchos detalles –en particular, qué países entran dentro de la definición de “mercados emergentes”– pero la fecha tentativa está puesta en algún punto de 2015 o 2016. Por supuesto, también falta conocer la consola en sí. El año pasado, con el lanzamiento de la 2DS (una versión sin 3D de la 3DS) Nintendo bajó el precio de su consola más popular en el mercado estadounidense. Queda por verse cómo encajan esos planes con los descritos hoy por Iwata.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.