El último viernes, Nintendo perdió una demanda iniciada en el Reino Unido por Philips, respecto a las patentes de movimiento de los controles de Wii y Wii U.

Philips había iniciado la disputa por la violación de dos de sus patentes: una por “motion control” (control por movimiento) y otra por “dispositivos inalámbricos que pueden ser controlados remotamente por un segundo dispositivo”. La primera alcanzaba, según los documentos presentados a la corte, a la Wii en sí, a los controles Wii Remote y Wii Remote Plus, al Nunchuk, la Wii Balance Board, la Wii U, el GamePad, la Wii Mini y la tecnología Wii MotionPlus. La segunda patente, por su parte, demarcaba que la infracción era producida por la Wii U y su GamePad, además del resto del ecosistema de la actual consola de Nintendo. La corte británica también también determinó que Nintendo no había infringido una tercera patente respecto al modelado del usuario en un ambiente virtual.

El juez Colin Birss especificó el por qué de la derrota de la compañía japonesa: “El conocimiento común y general no incluía un dispositivo que combinara un sensor de movimiento físico con una cámara. Las razones presentadas por Nintendo para poner ambos sensores juntos y en una misma unidad no son convincentes”.

Wii U

Nintendo, que además de haber perdido en esta instancia, está en proceso de defenderse de múltiples demandas de Philips en los Estados Unidos, Alemania y Francia, planea apelar la decisión de la corte, al considerar que las dos patentes de la compañía holandesa son inválidas.

En un comunicado de prensa, la empresa japonesa declaró: “Nintendo tiene una larga historia de desarrollo de productos innovadores y respeto por la propiedad intelectual de otros. Nintendo está comprometida a asegurarse de que este juicio no afecte las ventas ininterrumpidas de su aclamado hardware, software y accesorios, y dará tantos pasos como sea necesario para evitar la interrupción de sus negocios.”

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.