Nintendo eligió usar el mismo día en que fueron reveladas sus masivas pérdidas de dinero para traer alegría a sus fanáticos y un poco de esperanza a sus inversores.

La empresa japonesa anunció, junto con The Pokémon Co. International, que Pokémon Omega Ruby y Pokémon Alpha Sapphire saldrán para la 3DS en noviembre de este año, pero aún no queda claro si los juegos –sucesores de Pokémon Ruby y Sapphire respectivamente– serán secuelas o simplemente remakes.

La duda surge desde el mismo Nintendo: el comunicado de prensa destaca que ambos juegos serán “aventuras nuevas” que transcurrirán en un “mundo nuevo espectacular”, pero Satoru Iwata, presidente de la empresa, había dicho en su presentación de finanzas que Omega Ruby y Alpha Sapphire serían “remakes completas” de sus antecesores.

La segunda teoría está sostenida además, por el hecho de que Nintendo ya ha realizado remakes para las dos generaciones de juegos anteriores (Red y Blue, y Gold y Silver), por lo que una recreación similar para Ruby y Sapphire –que fueron puestos a la venta originalmente en 2003– continuaría con esta tendencia.

Lo cierto es que, en definitiva, cualquiera de las dos opciones probablemente signifique buenas noticias para Nintendo; con sólo ver las reacciones en internet por el anuncio se puede entender por qué se tomó la decisión de volver a Hoenn, la región en la que transcurren ambos juegos. Los números también avalan la elección: Pokémon X/Y, el último juego en la franquicia, fue el más popular durante el último año fiscal de la empresa, con 12,26 millones de ejemplares vendidos.

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.